Gobierno de La Rioja

Núm. 67
BOLETIN OFICIAL DE LA RIOJA
Jueves 29 de mayo de 2003
AYUNTAMIENTO DE TORRECILLA EN CAMEROS
III.C.53

Aprobación definitiva del Reglamento regulador de la recogida, transporte y vertido de tierras y escombros al Vertedero Municipal de Residuos Sólidos Urbanos

Elevado a definitivo en ausencia de reclamaciones y sugerencias el acuerdo adoptado por el Pleno de este Ayuntamiento en sesión de fecha 6 de marzo de 2003 se procede a la publicación del texto íntegro del Reglamento Especial de Honores y Distinciones a los efectos de lo dispuesto en el Art. 70.2 de la Ley 7/85, reguladora de las Bases de Régimen Local.

Contra dicho acuerdo y Reglamento que pone fin a la vía administrativa podrá interponerse, recurso contencioso administrativo ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de La Rioja en el plazo de dos meses contados desde el día siguientes al de la publicación.

Torrecilla en Cameros a 19 de mayo de 2003.- El Alcalde.

Reglamento regulador de recogida, transporte y vertido de tierras y escombros al vertedero municipal de residuos sólidos inertes.

Capítulo I.- Condiciones generales y ámbito de aplicación.

Artículo 1.- La presente ordenanza tiene por objeto la regulación dentro del término municipal de Torrecilla en Cameros de todo lo relacionado con cualquier tipo de vertidos sólidos inertes, referidos a residuos como tierras, piedras y escombros, procedentes de excavaciones o resultantes de trabajos de construcción, demolición, derribos y, en general, todos los sobrantes de obras mayores y menores, así como cualquier material residual asimilable a los descritos y los que en circunstancias especiales determine la Autoridad Municipal competente.

Artículo 2.- La intervención municipal en esta materia, tendrá por objeto evitar que, a consecuencia de las actividades expresadas, se produzca:

1.- El vertido incontrolado de dichos materiales en lugares no autorizados.

2.- La ocupación indebida de terrenos o bienes de dominio público.

3.- El deterioro de los pavimentos o de elementos estructurales del municipio.

4.- La suciedad en la vía pública y demás superficies del municipio.

Capítulo II. Utilización de contenedores para obras.

Artículo 3.- Se designan con el nombre de "Contenedores" para obras, los recipientes normalizados, especialmente diseñados para ser cargados y descargados sobre vehículos de transporte especial, y destinados a la recogida de los materiales residuales que se especifican en el artículo nº 1.

Artículo 4.- 1.- La colocación, en la vía pública, de contenedores para obras está sujeta a licencia municipal, que será otorgada por los servicios municipales correspondientes.

2.- Los contenedores para obras estarán sujetos al pago de la tasa por ocupación de vía pública en todos los casos, excepto si se colocan en terreno privado.

3.- El pago de la tasa por la colocación de contenedores para obras en la vía pública se regula por su respectiva Ordenanza Municipal.

4.- Los contenedores para obras solamente podrán ser utilizados por los titulares de la licencia a que hace referencia en el apartado nº 1 del presente artículo.

Artículo 5.- 1.- Una vez llenos, los contenedores para obras deberán ser tapados inmediatamente de modo adecuado, de forma que no se produzcan vertidos al exterior de los materiales residuales.

2.- Igualmente será obligado tapar debidamente los contenedores al finalizar el horario de trabajo.

3.- El titular de la licencia de obras será responsable del estado de la vía pública, así como de los daños causados en la misma, consecuencia del desarrollo de la actividad autorizada en aquella, debiendo de comunicarlo inmediatamente a los servicios municipales correspondientes en caso de haberse producido.

Artículo 6.-1.- Los contenedores se situarán, si fuera posible, en el interior de la zona cerrada de obras y, en otro caso, en la calzada, junto al bordillo, en calles con aceras.

2.- De no ser posible dentro de la obras, en la plaza, zonas peatonales, calles sin aceras, etc, los contenedores se colocarán lo más próximo a la obra, no obstaculizando accesos a viviendas o establecimientos, perjudicando lo mínimo posible el paso de vehículos y de tal forma que los peatones puedan circular libremente por la acera. En estos casos se procurará colocar los contenedores en las zonas reservadas para aparcamientos, procurando no invadir la zona de circulación rodada de la calzada.

3.- Cuando los contenedores deban de permanecer en la vía pública durante la noche en vías insuficientemente iluminadas o en lugares que representen un peligro para el tráfico rodado, deberán llevar incorporadas señales reflectantes o luminosas para hacerlos identificables.

4.- Los contenedores para obras serán retirados de la vía pública.

a) Al expirar el término de la concesión de la licencia de obras.

b) Cuando existan razones de interés público previo requerimiento de la Autoridad Municipal.

c) En cuanto estén llenos, para proceder a su vaciado y siempre dentro del mismo día en que se ha producido el llenado.

Capítulo III.- Del libramiento y vertido de tierras y escombros.

Artículo 7.- 1.- El libramiento de tierras y escombros, por parte de los ciudadanos, se podrá efectuar de las siguientes maneras:

a) Directamente a los contenedores de obras autorizados por el Ayuntamiento, contratados a cargo de los particulares.

b) Directamente en el vertedero municipal.

2.- En todos los libramientos de tierras y escombros a que hace referencia el apartado anterior, el promotor de la obra será el responsable de la suciedad que se ocasione en la vía pública, como consecuencia de la obra autorizada, estando obligado a dejar limpio el espacio urbano afectado.

Artículo 8.- En lo que respecta al libramiento y vertido de tierras y escombros, se prohíbe:

a) Depositar en los contendedores de obras residuos que contengan materias inflamables, explosivas, tóxicas, nocivas o peligrosas y además en los situados en la vía pública, materiales susceptibles de putrefacción o de producir olores desagradables, y toda clase de materiales residuales que puedan causar molestias a los usuarios de la vía pública.

b) Depositar muebles, enseres, trastos viejos y cualquier material residual similar, en los contenedores de obra situados en la vía pública.

c) El vertido en terreno de dominio público o privado que no haya sido expresamente autorizado por el Ayuntamiento a tal fin.

Capítulo IV. Del transporte de tierras y escombros.

Artículo 9.- 1.- El transporte de tierras y escombros por las vías urbanas deberá realizarse de acuerdo a lo dispuesto en el presente Reglamento.

2.- Lo dispuesto en la presente Ordenanza se entiende sin perjuicio del cumplimiento de la Ley de Seguridad Vial, disposiciones concordantes y restante normativa que sea de aplicación.

Artículo 10.- 1.- Los vehículos en que se efectúe el transporte de tierras y escombros reunirán las debidas condiciones para evitar el vertido de su contenido sobre la vía pública.

2.- En la carga de los vehículos, anteriormente indicados, se adoptarán las precauciones necesarias para impedir que se ensucie la vía pública.

3.- Los materiales transportados deberán ser cubiertos o protegidos de modo que no se desprenda polvo, ni se produzcan vertidos de materiales residuales.

Artículo 11.- Los transportistas de tierras y escombros están obligados a proceder a la limpieza del tramo de vía afectada, en el supuesto de que la vía pública se ensuciase a consecuencia de las operaciones de carga o transporte.

También quedan obligados a retirar en cualquier momento, y siempre que sean requeridos por la Autoridad Municipal, las tierras y escombros vertidos en lugares no autorizados.

Los servicios municipales podrán proceder a la limpieza de la vía pública afectada y a la retirada de los materiales vertidos a que hacen referencia los párrafos anteriormente reseñados, siendo imputados a los responsables los gastos que de ello se deriven, y sin perjuicio de la sanción que corresponda.

En cuanto a lo dispuesto en el párrafo anterior, serán responsables solidarios los empresarios y promotores de las obras y trabajos que hayan originado el transporte de tierras y escombros.

La responsabilidad sobre el destino último de las tierras y escombros finaliza en el momento en que estos materiales sean recibidos y descargados en los emplazamientos autorizados al efecto por los servicios municipales.

Artículo 12.- 1.- El libramiento de tierras y escombros a los servicios de recogida domiciliaria a que se refiere el apartado a) del artículo 7.1 se hará dentro del horario establecido para dicho servicio.

2.- La deposición de tierras y escombros en los contenedores se hará durante las horas hábiles de trabajo, sin que se cause molestias a los vecinos.

3.- Se prohíbe la permanencia en la calle de los contenedores para obras, desde el mediodía del sábado hasta las siete horas del lunes siguiente y durante los días festivos.

Serán sancionados los infractores a lo dispuesto en el número anterior, salvo que, ante circunstancias excepcionales, hubiesen obtenido autorización expresa de los servicios municipales correspondientes.

Capítulo VI.- Régimen sancionador.

Artículo 13.- Constituyen infracción administrativa en relación con las materias que regula el presente reglamento los actos u omisiones que contravengan lo establecido en las normas que se integren su contenido.

Artículo 14.- Las infracciones serán sancionadas, conforme se determina en el Anexo del presente reglamento, por el Alcalde, dentro de los límites que la legislación aplicable autoriza y sin perjuicio de las responsabilidades civiles y penales a que hubiera lugar en su caso.

Artículo 15.- Las responsabilidades derivadas del incumplimiento de las obligaciones señaladas en el Reglamento serán exigibles no sólo por los actos propios, sino también por los de aquellas personas de quien se deba responder.

Artículo 16.- La graduación de las sanciones esta en función de la reincidencia en las infracciones que pudieran cometerse. A estos efectos, será considerado reincidente el titular o particular que hubiese sido sancionado en los seis meses precedentes, por el mismo concepto, una o más veces.

Las sanciones indicadas en el Anexo al presente Reglamento, se acumularán en el caso de que por un mismo sujeto se cometan varias infracciones en la misma tipificadas.

Artículo 17.- Cualquier otro incumplimiento que no tenga señalada específicamente cuantía económica como sanción, conforme a lo establecido en el Anexo de este Reglamento, será sancionado en atención al artículo 16 de la misma, hasta un máximo de 90,15 euros.

Artículo 18.- En todo caso, con independencia de las sanciones que pudieran imponerse, deberán ser objeto de adecuado resarcimiento los daños que se hubieran irrogado en los bienes de dominio público, previa su evaluación por los servicios municipales correspondientes.

Disposición Final.- El presente Reglamento entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Boletín Oficial de La Rioja.



Anexo
Artículo 1ª Infracción 1ª Reincidencia 2ª Reincidencia
Incumplido Sanción con multa Sanción con multa Sanción con multa
4.1 30,05 60,10 90,15
4.4 12,02 30,05 60,10
5.1 12,02 30,05 60,10
5.2 12,02 30,05 60,10
5.3 30,05 60,10 90,15
6.1 12,02 30,05 60,10
6.2 12,02 30,05 60,10
6.3 12,02 30,05 60,10
6.4. a) b) 30,05 60,10 90,15
6.4.c) 12,02 30,05 60,10
8.a) 30,05 60,10 90,15
8.b) 6,01 12,02 30,05
8.c) 90,15 120,20 150,25
10.1 6,01 12,02 30,05
10.2 6,01 12,02 30,05
10.3 30,05 60,10 90,15
11 30,05 60,10 90,15
12.1 6,01 12,02 30,05
12.2 12,02 30,05 60,10
12.3 30,05 60,10 190,15

Las sanciones aquí indicadas, cuando así sea posible, se entenderán impuestas por cada día de incumplimiento del precepto infringido.

¿Te ha resultado útil el contenido de esta página?
¡Gracias por tu valoración!
Al 64% de las personas esto les resultó útil.
Subir