Gobierno de La Rioja

A raíz del Golpe de Estado de 1936, durante la Guerra Civil y la Dictadura Franquista, cientos de miles de personas padecieron persecución o violencia, por razones políticas, ideológicas, de conciencia o creencia religiosa, de orientación e identidad sexual. Todas estas violencias suponen graves vulneraciones de los derechos humanos que ocurrieron en nuestro país. España, como país democrático debe condenar la dictadura franquista y reparar a las víctimas y a sus familiares, con quienes nuestra sociedad tiene una deuda democrática. De acuerdo a los principios de verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición de la Organización de Naciones Unidas, se presenta esta campaña que pretende recordar y dignificar a las víctimas del franquismo en La Rioja. Se trata de promover su reparación moral y recuperar su memoria desde una perspectiva de derechos humanos y de fortalecimiento de nuestra democracia, lo que incluye el repudio y condena del golpe de Estado del 18 de julio de 1936 y la posterior dictadura.

Tras muchos años de lucha se ha presentado en España, en el Congreso, el Anteproyecto de Ley de Memoria Democrática. Ley que enmarca en una serie de artículos el reconocimiento de todas aquellas personas que padecieron la persecución o violencia, por razones políticas, ideológicas, de conciencia o creencia religiosa, de orientación e identidad sexual, durante el período comprendido entre el golpe de Estado de 1936, la Guerra Civil y la Dictadura franquista hasta la promulgación de la Constitución Española de 1978. La misma trata de promover su reparación moral y recuperar su memoria e incluye el repudio y condena del golpe de Estado del 18 de julio de 1936 y la posterior dictadura.

LA REPRESIÓN EN LA RIOJA

En La Rioja, la Guerra Civil de 1936 duró tan solo tres días y medio, desde la sublevación del comandante White en el aeródromo de Recajo hasta las siete de la mañana del domingo 19 de julio, finalizando con la ocupación de Cervera del Río Alhama durante la tarde del miércoles día 22. A pesar de que en La Rioja no se mantuvo la resistencia por parte de quienes defendían el legítimo gobierno republicano, la represión para nuestra tierra fue violenta y cruel.

A principios de septiembre de 1936 se habían ejecutado en Logroño a más de 300 personas cuyos cadáveres fueron trasladados por la Cruz Roja al cementerio municipal. Cuando no hubo más espacio en el mismo, fue necesario encontrar un lugar discreto donde asesinar y enterrar a las víctimas. Se eligió La Barranca, en Lardero, a unos cinco kilómetros de Logroño. Desde el 10 de septiembre hasta el 15 de diciembre de 1936, más de cuatrocientas personas, serían asesinadas en La Barranca y enterradas en la fosa común.

Se estima que en torno al año 1939, algunas mujeres cuyos familiares yacían en la fosa común comenzaron a visitar allí a sus familiares y a depositar flores para ellos. Aunque inicialmente las fuerzas franquistas no permitían la entrada al lugar, la tenacidad de las viudas no cesó y comenzaron a visitar La Barranca para depositar flores a sus familiares. Estas mujeres son conocidas como “las mujeres de negro”, y a ellas debemos el inicio de resignificación de la fosa común.

En 1979, tras la muerte de Franco, el descampado se dignificó con la construcción del Cementerio Civil de La Barranca. El monolito que preside su entrada, obra del escultor Alejandro Rubio Dalmati, es hoy el símbolo de todas las víctimas de la represión en La Rioja.

LAS OBLIGACIONES DE ESPAÑA DE ACUERDO AL DERECHO INTERNACIONAL PÚBLICO

La Asamblea General de Naciones Unidas estableció en la resolución 60/1472 aprobada el 16 de diciembre de 2015, un conjunto de principios y directrices de carácter básico para el reconocimiento, la protección y la promoción del derecho de las víctimas en escenarios de postconflicto y de desapariciones forzosas.

Esta resolución goza de una significación relevante para el diseño de políticas públicas relacionadas con la memoria democrática al sistematizar y organizar el conjunto de objetivos específicos que deben abordar los Estados en la gestión de estos derechos y al compilar el conjunto de mecanismos, instrumentos y garantías existentes en el derecho internacional de los derechos humanos y el derecho internacional humanitario para la protección y el reconocimiento de las víctimas.

Siguiendo esta línea de actuación, España tiene una obligación de atender, velar y reparar los derechos de las víctimas y sus familiares, para así poner punto y final al sufrimiento que aún hoy muchas siguen acarreando. España tiene una gran deuda democrática con su ciudadanía.

Se debe poner fin a la incertidumbre que, tras 80 años, más de 40 años desde el regreso de la democracia, muchas familias poseen debido a que siguen sin conocer el paradero de sus seres queridos.

NUESTRO MENSAJE

Un país democrático debe regirse por unos principios férreos de Verdad, Justicia, Reparación y Deber de Memoria como garantía de no repetición y reparación. Debemos aprender del pasado para no repetir, como sociedad, los mismos errores.

Necesitamos conocer nuestra historia y concienciar a las nuevas generaciones sobre la necesaria labor de reparación de las víctimas de la Guerra Civil y de la posterior Dictadura franquista.

Para poner en valor nuestra historia, y en particular la lucha de las mujeres de negro de La Rioja, esta campaña toma como imagen una fotografía realizada por el fotógrafo Luis Brox en el año 2006. La mujer que aparece en la imagen era Rosario, la que fuera una de las tantas mujeres de negro que lucharon por el reconocimiento de sus familiares asesinados en La Barranca. Gracias a la perseverancia de las mujeres de negro y a la Asociación para la Preservación de la Memoria Histórica La Barranca, se ha logrado que hoy en La Rioja hayamos convertido un lugar de tristeza y muerte en un memorial cargado de dignidad dedicado a las víctimas del régimen franquista.

QUEREMOS CONSEGUIR

Reconocimiento de todas las víctimas que padecieron persecución o violencia, por razones políticas, ideológicas, de conciencia o creencia religiosa, de orientación e identidad sexual, durante el período comprendido entre el golpe de Estado de 1936, la Guerra Civil y la Dictadura franquista.

Poner en valor la lucha de las mujeres de negro en La Rioja, de esas viudas, hijas, madres, hermanas, que no dejaron caer en el olvido a sus familiares asesinados, que lucharon por darles una sepultura digna.

Transmitir que sin memoria no hay democracia. Un país no puede desarrollarse de manera democrática sin unas labores de dignificación y reparación con las víctimas. Debemos de aprender del pasado para no repetirlo

Concienciar a la sociedad sobre la necesaria labor de memoria democrática por parte de los Estados

Gobierno de La Rioja

Copyright © 2020 Gobierno de La Rioja